Archive | 30/01/2011

Domingo, 30 de enero – Pare y piense

Anuncios

Hay que detener a Paulino Rivero

Que nadie se alarme. No quiero meter preso al tipo encaramillado en la presidencia del gobierno de Canarias con sólo los votos del 14,5 % del electorado. Quiero detenerlo. Pararlo. Inmovilizarlo. Amarrarlo. Bloquearlo. Lo que ustedes quieran. Pero hay que impedir que este hombre y sus secuaces sigan desbaratando lo poco que queda del negocio turístico y del sector primario canario, llevándose de paso por delante a lo poco que queda de territorio.

Las enloquecidas estrategias turísticas de Paulino hacen añorar los disparates de Rita Martín. Ella se limitaba a estallarse las perras de la promoción turística favoreciendo amiguetes y jugando a la ejecutiva pazguata halagada por los rascalevas de sus interesados asesores. Nada fuera de lo habitual.

Pero Paulino, además, está haciendo que la actividad turística, ya poco rentable por las prácticas erradas, vaya a tener a un laberinto ruinoso del que será muy difícil sacarlo.

Lo que diré -volveré a decir, más bien- sobre el turismo, es aplicable, punto por punto al plátano. Pero, como Paulino ha asumido directamente la responsabilidad turística y como, además, desafortunadamente, el turismo es el principal motor de la economía isleña, tenemos que ocuparnos preferentemente de ese negocio.

Canarias es un territorio limitado, frágil y alejado. Canarias no dispone de otras fuentes de energía propias que las renovables. Canarias tiene unos costes sociales altos -por suerte, aunque sean aminoradas por la embestida neoliberal- que encarecen la producción o la prestación de servicios. Y, al mismo tiempo, los destinos que compiten con Canarias cuentan con circunstancias diametralmente opuestas. El coste laboral en Marruecos, por ejemplo, es sideralmente inferior; y, en cuanto a espacio o a cuestiones ambientales, el desierto no ofrece limitación alguna.

De todo esto se deduce sin dificultad que no podemos competir con esos destinos en los segmentos de bajo precio. Canarias puede -y no tiene más remedio que- atraer turismo de nivel adquisitivo y cultural alto. El turismo que valora y demanda calidad y está dispuesto a pagar por la calidad lo que ella vale. Digan lo que digan Paulino y compañía, esta gente no está preocupada por los pocos euros de una tasa aeroportuaria o por la diferencia de pasaje entre una linea regular y otra de bajo coste. Esta gente puede disponer de tres o cuatro o cinco mil euros para unas vacaciones y desea viajar y alojarse con comodidad. Esta gente es la que integra el turismo selectivo. Un turismo con un número limitado de visitantes, que paga lo suficiente para mantener el empleo y rendir un beneficio razonable. Un segmento de mercado menos competido y de comcercialización más fluida, si se hace como es debido. Y, encima, sin cargar exageradamente el territorio.

Por eso hay que detener a Paulino y a la gente que piensa y actúa como Paulino. Solamente de esa manera podría Canarias recuperar la estabilidad económica que nunca debió perder.

Y no hace falta que hable del plátano y del sector primario. Todo lo dicho les es aplicable.

Nuestro problema está claro. Paulino y sus compinches viajan en primera y en helicóptero. Por eso no saben lo que es volar en un low cost. Yo sí. Yo vuelo en low cost y me preocupa mucho el coste de mis vacaciones. Porque soy pobre. Por eso, parafraseando a Groucho Marx, que no quería ser socio de un club que admitiera a un tipo como él, yo no quiero como turistas en Canarias a pobretones de solemnidad como yo. Con los pobres, hay que tener solidaridad. No tenerlos como clientes.

Lo dice Wolfgang Kiessling: Canarias padece exceso de oferta

http://www.laopinion.es/economia/2011/01/30/wolfgang-kiessling-empresas-pago-cafe/327514.html

Naima Pérez le hace para LA OPINIÓN, una entrevista a Wolfgang Kiessling, el empresario del Loro Parque del Puerto de la Cruz.

Kiessling es un hombre muy controvertido. Algunos ecologistas lo ponen a parir, por algo será, aunque yo no lo veo muy claro. Parece que sus actuaciones con los animales no son todo lo santas que él declara. Pero no dispongo de elementos de juicio para acusarle en este sentido, y no me voy a pronunciar.

A mi, personalmente, me chirría algo su obsesión por los elementos tai, pueblo por el que siento mucho respeto, pero me parece que con eso, Kiessling desvirtúa algo la personalidad de Canarias. Sin embargo, esa es su empresa, y no hay mucho más que hablar. Pero, desde luego, nadie puede negarle al alemán portuense que ha hecho mucho por el turismo canario.

Entre otras cosas, Kiessling sugiere la construcción de un túnel que una el sur con el norte en Tenerife. Argumenta que con eso se reduce la contaminación, porque se puede filtrar el CO2 y se reduce el tiempo de circulación. Me parece inaceptable. Desde el punto de vista del atractivo turístico, no es sensato privar al visitante de la contemplación del paisaje insular. Desde el punto de vista ambiental, lo que hay que hacer es apostar por el transporte colectivo y los vehículos híbridos de baja emisión contaminante, en tanto llega el coche eléctrico en proporciones masivas, que está a la vuelta de la esquina.

Pero, sobre todo, creo que Naima se equivoca cuando no destaca adecuadamente esta frase, la más importante y trascendental que dice Kiessling:

“Hemos construido 200 y pico mil camas hoteleras; hemos convertido Canarias en un lugar que estaba en demanda, en uno que está en oferta. Eso es un grave error. La crisis, desde mi punto de vista, viene del exceso de oferta. Si estuviéramos en demanda, la crisis no nos tocaría tan fuerte, porque no habría tal cantidad de camas para vender.”

Es lo que yo digo: turismo selectivo rentable y fácil de comercializar, contra turismo masivo, ruinoso y competido.

Paulino, ayer en Donosti, hoy en Venezuela, mañana en Alemania

http://www.diariodeavisos.com/2011/diariodeavisos/content/5284/

http://www.gobcan.es/presidencia/index.jsp?module=3&page=evento.htm&fecha=28-01-2011&id=50251

Como Paulino tiene una cultura armada con tópicos y lugares comunes, practica aquello de que “el movimiento se demuestra andando” y, ya que es el consejero de turismo, ahora se dedica a turistear. Euskadi, Venezuela, Alemania… Eso sí, en primera clase, que el low cost es para la perralla.

Por cierto que el presidente de la minoría canaria debió viajar a Venezuela bastante amargado, porque, dice su agenda, el viernes 29 mantuvo “una reunión de trabajo para evaluar las medidas del Ejecutivo a fin de de incrementar la ocupación turística y orientadas al mantenimiento y la creación de empleo”. Y desde luego, la evaluación del efecto de sus medidas debió ser para aguarle la fiesta a cualquiera

Arde el Norte de Africa

http://www.elpais.com/articulo/opinion/creas/ven/ojos/elpepuopi/20110130elpepiopi_4/Tes

http://www.publico.es/internacional/358870/las-amenazas-del-regimen-no-amedrentan-a-los-egipcios

http://blogs.publico.es/buzondevoz/483/el-bochornoso-silencio-europeo/

No creas en lo que ven tus ojos… por Juan Goytisolo – Las amenazas del régimen no amedrentan a los egipcios – El bochornoso silencio europeo, por Jesús Maraña

Juan Goytisolo, en EL PAÍS, reflexiona sobre los acontecimientos en África del Norte. Esa región, que, aunque algunos no lo creen, está ahí al lado.

Leyendo el texto de Goytisolo se reafirma mi opinión de que los conflictos son, esencialmente, sociales. El artículo critica, con razón, el abandono de las políticas educativas y establece en ello el origen de los problemas. Y, aunque no lo dice, lo digo yo. El conflicto entre palestinos e Israel o entre saharauis y Marruecos, se establece en ese mismo plano. Unos movimientos que condeden gran importancia a la educación de la gente, que son masacrados con los que niegan toda oportunidad de formación a las poblaciones árabes. En esencia, lo que pasa en Túnez, Argelia, Egipto… es la misma lucha.

Y Juan Maraña comenta la verguenza de Europa, asistiendo impasible al cambio de aires en África.

El especulador John Paulson ganó casi 3.700 millones en 2010

http://www.elpais.com/articulo/economia/especulador/John/Paulson/gano/3700/millones/2010/elpepueco/20110129elpepieco_7/Tes

Hablaba yo el otro día de Ram Bavhani y criticaba, no a él, sino a un sistema especulativo que le permite amasar y disponer de 120 millones para entrar en Banca Cívica. Y decía que el indio tinerfeño -de los que por cierto, van quedando pocos, lo pienso con tristeza- se dedicaba a la especulación financiera por pura afición.

Desde luego, leyendo esta noticia de John Paulson, advierte uno que Ram no hace más que jugar al monopoly con operaciones de poca monta. Quien lo diría.

El fulano gringo se mamó, por lo que vemos en EL PAÍS,  158,55 dólares cada segundo de los 31 millones y medio de segundos que tuvo el año 2010. Sí señores clientes (como dicen en la megafonía de los supermercados) cinco mil millones de dólares; tres mil setecientos millones de euros. Qué chiquito se queda nuestro modesto Ram.

Y yo digo que comprendo lo que hacen Ram, y su astronómicamente distante colega John Paulson, y demás insalla que ha destrozado las finanzas mundiales, arrojando a la mayoría de la humanidad a la miseria. Si les dejan ¿qué otra cosa van a hacer? Yo lo que critico es a un sistema que lo permite. Y  a los y las totorotas que nos dejamos. Por lo menos en los países democráticos, en los que votando, votando, podríamos ir enderezando esta barbaridad. Para aplicar aquello de “piensa globalmente, actua localmente”, podemos empezar por votar localmente como es debido y así podremos arreglar los problemas globales.

“Los ciudadanos canarios quieren un cambio de forma y de fondo que se hará realidad el 22 de mayo”

http://www.sanborondon.info/content/view/31437/1/

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=671803

Lo dice José Miguel Pérez, mandamás del Partido Socialista Canario, porque lo eligieron democráticamente sus compañeros y compañeras (aunque da lo mismo, si no lo hubieran elegido, ya se habría buscado él la manera de colocarse a dedo, como hizo, por la cara, en Tenerife donde ha puesto a una gente, quitando otra).

Y tiene casi toda la razón José Miguel. Los ciudadanos canarios, y hasta también las ciudadanas canarias, quieren un cambio de forma y de fondo. Pero, lamentablemente, no se podrá hacer realidad este 22 de mayo, porque la ley electoral -que el, José Miguel, y su partido, contribuyen a mantener- deja sin representación o ahuyenta a muchos ciudadanos y muchas ciudadanas. Esos y esas a quienes él cita, pero cuya voluntad no acata. Lo mismo que PP y CC, “que la misma cosa é”, como grita la calle.