Las Cajas, vistas por Román Rodríguez, por EL PAÍS y por Ignacio Escolar

http://www.diariodeavisos.com/2011/diariodeavisos/content/5346/

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Cajas/ritmo/vertigo/elpepuopi/20110131elpepiopi_1/Tes

http://www.escolar.net/MT/archives/2011/01/el-expolio-de-las-cajas.html

El fin de las cajas, por Román Rodríguez – Cajas a ritmo de vértigo, editorial de EL PAÍS – El expolio de las cajas, por Ignacio Escolar

El tema de la desaparición de las cajas, sacrificadas por el gobierno de España a la mayor gloria -e interés- del dios neoliberalismo y de la banca, su profeta, no está siendo motivo de mayor preocupación para la gente. Aunque me digan que practico el candor, insistiré que el sistema de Cajas era un modelo de banca social poco desarrollado, lamentablemente, pero era lo único que teníamos positivo en un mercado financiero sin banca pública. Como digo, a poca gente le llama la atención un problema muy serio y a unas políticas financieras muy perjudiciales.

Por eso son importantes artículos como este que veo en DIARIO DE AVISOS, en el que Román Rodríguez aplica su conocida y documentada capacidad argumentativa para describir las perversas consecuencias del desmantelamiento de las Cajas.

Pero EL PAÍS, ferviente acompañante de Zapatero en su extraña actitud, cree que lo que se está haciendo con las Cajas es lo que debía hacerse, porque estaban muy malitas. Precioso. Muerto el perro, se acabó la rabia. O, dicho de otra manera, si matas al enfermo, matas la enfermedad. Clarito.

Pero, contra lo que dice EL PAÍS y a favor de la posición de Román (y la mía, y la de mucha gente) vean ese dato curioso y revelador que aporta Ignacio Escolar en su breve pero interesante artículo de PÚBLICO: que la aportación de la mayor fundación benéfica del mundo, la Bill and Melinda Gates Foundation, invirtió 3.000 millones de dólares en 2009 en causas altruistas, cosa que todo el mundo aplaude, porque en verdad es una cantidad considerable. Pero, vaya por donde, es una cifra muy similar a la que dedican al mismo propósito las cajas españolas. Y eso, con el desembarco del capital privado, se acabará. Y luego me llaman candoroso.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: