La carta de un candidato al ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria

Tengo la fortuna de que mi amor está repartido por igual entre las ciudades,  los pueblos y los pagos de nuestras islas sin excepción. Algo que no es dificil, pero, increíblemente, hay gente que  no sabe que basta con llegar a cualquier lugar de Canarias con el corazón abierto para sentirse bien inmediatamente.

Por lo tanto, todos y cada uno de los ayuntamientos isleños se merece lo mejor. Y, aunque ustedes se rían, escribo esto y se me rayan los ojos. Porque no hay derecho a que esta tierra nuestra le pase lo que le pasa por culpa de los y las bergantes que ocupan buena parte de los cargos de gobierno sin la debida representación, apoyados en una ley electoral que deja a tanta gente sin voz y sin voto.

Cada madrugada, cuando me levanto para saber cual es la desgracia que ese día se abate sobre nuestra tierra, busco también la noticia que pueda apuntalar la esperanza.

Como este día de hoy, en que recibo una carta de un gran tipo llamado Miguel Guerra García de Celis, en la que informa a sus amigos y amigas que ha dado un paso pa’lante  y se presenta como candidato a concejal por Nueva Canarias en Las Palmas de Gran Canaria.

En estos tiempos de tristeza, cuando tantos canarios y tantas canarias caen en la desilusión y tiran la toalla, pensando en el suicidio político de la abstención; cuando muchos políticos y muchas políticas de buena voluntad, se aburren del juego sucio y se marchan para su casa, aparecen otras personas, como Miguel Guerra, dispuestas a arrimar el hombro al esfuerzo común de sacar a Canarias, sus islas y sus municipios, de las mortificaciones que están pasando, aportando para ello sus cualidades.

Y qué cualidades. Miguel Guerra, como buen sociólogo que es, conoce perfectamente esta tierra y esta gente y tiene mucho bueno que decir y mucho bueno que hacer.

Como sé quién es este hombre y sé todo lo que puede dar por nosotros y nosotras, le agradezco su decisión de, como él mismo dice, “implicarse y complicarse” en una actividad pública de la que él, personalmente, poco puede esperar más allá de problemas y desvelos, pero que le dará, estoy seguro, la satisfacción de un trabajo bien hecho.

Por eso le deseo a Miguel mucho éxito, que será el de todos y todas, y le envío un solidario abrazo. Arriba d’ellos, amigo.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: