Sálvese quien pueda, por Alfonso González Jerez

Un lúcido análisis de Alfonso González Jerez sobre las vicisitudes electorales del llamado nacionalismo canario al que, sin embargo, hay que hacer algunas puntualizaciones.

La causa fundamental que motivó la escisión de quienes forman hoy Nueva Canarias no fue, como repiten cansinamente las tesis de quienes se quedaron en Coalición .y reproduce aquí Alfonso- un afán de personalismo. Lo que ocurrió fue una diferencia entre la práctica del nacionalismo bien entendido y la utilización del nacionalismo en un proyecto político infectado por intereses particulares.

Alfonso González Jerez bordea cuidadosamente un aspecto fundamental. A Román Rodríguez se le negó la participación el gobierno que le correspondía, porque Adán martín temía que el otro, en la vicepresidencia y en la consejería de Economía y Hacienda, aplicara las mismas mañas obstaculizadoras que él, Adán Martín, había realizado cuando ocupó esa posición estratégica. Porque la historia del gobierno de Román Rodriguez hay que analizarla a la luz de la existencia de dos elementos adversos internos. Uno, en el gobierno, Adán, poniendo palos en las ruedas a la gestión administrativa. Y el otro, en el partido, José Carlos Mauricio, sembrando de tachas el camino político. Ambos, por supuesto, compatibilizando el tiempo que dedicaban a estos menesteres con el que dedicaban a las relaciones con el tejido empresarial, cada cual por su lado, pero, a menudo, en franca armonía y colaboración.

De aquellas polvorientas maniobras de entonces, vienen las enlodadas realidades de estos días. El empeño de la gente de Nueva Canarias y de otra mucha gente, es liberar a Canarias de la servidumbre impuesta por tres partidos que basan su hegemonía en una ley electoral muy poco equitativa. La atrocidad de esta normativa electoral obliga a buscar alianzas en donde sea posible. Y parece injusto criticar a quienes lo único que intentan es obtener el lugal al sol en política a que tienen derecho.

A mí me parece muy poco edificante ese empeño en hacer ver que la vocación política siempre obedece a motivos egocéntricos personalistas o a intereses particulares. Por supuesto que tales vicios existen, pero hay que mirar a los hechos y extraer después objetivamente las conclusiones oportunas.

http://www.diariodeavisos.com/2011/diariodeavisos/content/6105/

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: