El promotor de la decisión parlamentaria con Blas Cabrera, se defiende

Las abundantes críticas a la decisión parlamentaria de proponer a un científico conejero insigne, Blas Cabrera, para ser homenajeado en el Día de las Letras Canarias de 2012, han tenido escasa y endeble repercusión por parte de los responsables de ese cantarazo al sentido común. Es que eso de confundir las letras con las ciencias tiene poca defensa.

A mí, personalmente, me extrañaba que no compareciera el paridor de la idea, el diputado del PP Sigfrid Soria, pero ahora se defiende el hombre como puede. Ahí están sus declaraciones que reproduce Santiago Toste en DIARIO DE AVISOS, para que cada cual extraiga sus propias conclusiones. En todo caso, me parece que con lo que dice, su señoría pepera se hunde más en el ridículo, porque demuestra no tener ni lejana idea de qué es y para qué sirve la institución del Día de las Letras Canarias: no se trata solamente de ensalzar la figura de una persona digna de ello, sino, al mismo tiempo, de aprovechar su relevancia para reivindicar esa faceta de la cultura que son las Letras. Invocar en ese aspecto la “Literatura Científica” es un nuevo pataleo.

Pero, como a alguien puede llamar a engaño la circunstancia de que Blas Cabrera fuera académico de la lengua, es bueno explicar la cuestión. Cosa que nadie ha hecho con más claridad que Alfonso González Jerez en un párrafo de su artículo de DIARIO DE AVISOS, que ya comenté y  que dice:

Blas Cabrera no fue elegido miembro de la Real Academia Española por ser escritor sino, precisamente, por ser un eminente científico. En la Real Academia han existido tradiciones vinculadas, como no podía ser de otra forma, con la dinámica política, social y cultural de la sociedad española. Durante muchos años, y hasta tiempos relativamente recientes, los generales y los cardenales tenían asiento reservado en la Academia: el cardenal Tarancón, por ejemplo, fue miembro de número. Desde finales del siglo XIX la RAE se ha preocupado por disponer de científicos entre sus miembros, que generalmente forman parte de la Comisión de Vocabulario Científico y Técnico o la presiden directamente. Por eso pertenecieron a la Real Academia el histólogo Santiago Ramón y Cajal, el físico Blas Cabrera  o, más recientemente, el ingeniero Antonio Colino, uno de los pioneros del estudio de la energía nuclear en España.”

Pues también en la crónica de Toste aparecen algunas tímidas defensas de Manuel Fajardo (CC) y Olivia Cedrés (PSOE) que, a mi juicio, no merecen mayor comentario. Véalas quien quiera.

http://www.diariodeavisos.com/2011/diariodeavisos/content/7205/

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: