La política tiene precio en Lanzarote

En la edición de EL PAÍS del domingo 13 de febrero aparece este reportaje, firmado por Luis Gomez, que llena de desazón. No porque nos diga nada nuevo, sino porque uno sabe muy bien que lo que pasa en Lanzarote, es lo que está pasando en todas las islas, aunque en Lanzarote se vea más. Y todo, sin que se resuelva ningún caso. El tremendo rebotallo legal armado en las siete islas crece y crece, sin ninguna sentencia que drene tanta miseria. Vean que los pocos asuntos que se han solventado son los que atañen a Dimas Martín, en el Lanzarote que describe el reportaje;  y a Esteban Bethencourt en  La Gomera. Y poco más, salvo los más que disctuibles archivos de los asuntos que salpican a ciertos constructores y de ciertos políticos que viajan o que cobran de empresarios por cuyos intereses velan. Incluso con contratos por medio.

Pero, por lo demás, la tonga de procesos sin aclarar alcanza en Canarias cimas impresionantes. Y, claro, esta aberrante situación provoca correlativamente la existencia de un sin fin de imputados e imputadas que siguen tan campantes en las listas electorales porque los partidos lo aceptan o, cuando lo prohiben, contemplan esas “excepciones” de las que hablaba Julio Pérez, candidato socialista chicharrero, que no está imputado, pero no tiene el menor repudio a que vaya en las listas de su partido gente empapelada con graves indicios.

Personalmente, considero que, sin quitarle ni un punto de responsabilidad a Dimas, luce muy curioso que el tipo que menos parece haberse lucrado personalmente de las trapisondas en política, sea el único que está pringando en la cárcel, con unos juicios que se repiten con rapidez excepcional, en tanto que otros personajes, que tienen todos los signos de aprovechamiento personal, ven como sus casos se eternizan lustros mientras ellos y ellas disfrutan del fruto de sus fechorías, o, en otro caso, tienen sobre sus cabezas el peso de la sospecha. Es decir que, con esta lentitud, los culpables disfrutan y los inocentes sufren. Insisto, sin que esto signifique la menor disculpa para Dimas.

En resumen, en lo que ocurre en Lanzarote y, aunque se vea menos, en todas las islas, el problema viene de la desesperante lentitud de la justicia.

Y, ya que estamos en el burro, vean también lo que cuenta el TOP SECRET de CANARIAS AHORA sobre los soplos a la conejera María Isabel Déniz, a la que “alguien” habría avisado misericordiosamente de su inminente detención.

http://www.elpais.com/articulo/reportajes/politica/tiene/precio/Lanzarote/elpepusocdmg/20110213elpdmgrep_4/Tes

http://www.canariasahora.es/topsecret/ampliar/14013/

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: