La casa de mi tia

Este blog no es otra cosa que el ejercicio del derecho al pataleo por parte de un canario más, desesperado por lo que está pasando en nuestra tierra. Intento que todos mis comentarios se sostengan en datos objetivos, pero, no faltaba más, estoy dispuesto a polemizar con quien lo considere oportuno.

Anuncios

10 responses to “La casa de mi tia”

  1. Israel says :

    ¡Hay que seguir pataleando!
    Lo mismo algún día alguien se cabrea de verdad y empezamos a luchar por cambiar algo para bien.

    Gracias.

  2. nicolás guerra aguiar says :

    LA BIBLOTECA PÚBLICA DEL ESTADO

    NICOLÁS GUERRA AGUIAR

    La orden emitida por el Tribunal Supremo de que se eche abajo la ilegal edificación de la Biblioteca Pública situada en la Avenida Marítima capitalina, no es más que la ratificación de otra anterior del TSJC (dura lex, sed lex, ‘la ley es dura, pero es la ley’). Vecinos de un edificio colindante consideraron que se habían despreciado sus supuestos legítimos intereses cuando las autoridades de aquel año permitieron la construcción del funcional, cómodo, estético y solemne inmueble para el estudio. Y en el uso de las leyes, reclamaron lo que suponían que era obra ilegal.
    Nada, pues, que reprocharles en cuanto que se defendieron, legalmente, de un aparente exceso que, al final, pierde su consideración de confuso o hipotético, y queda en lo que es: arbitrariedad, ilegalidad, de quienes autorizaron. Yo, en tal situación, hubiera hecho lo mismo.
    También es cierto que (soy visitante asiduo) se trata de un espacio físico muy, muy bien aprovechado, de éxito. Ya no solo por sus cómodas, racionales e iluminadas instalaciones que invitan a la serenidad intelectual, sino por la profesionalidad exquisita de quienes me buscan los centenarios ejemplares que necesito y, por tanto, por su riqueza bibliográfica. Es un lugar de estudio que se llena en pocos minutos, relajado y relajante, silencioso (algún móvil coñea de vez en cuando). Y allí se preparan oposiciones y exámenes; se consultan boletines oficiales; se investiga y se navega por Internet.
    Matizado este aspecto, me vienen a la mente una serie de cuestiones que paso a exponer. Una: presentada la denuncia por los vecinos, ¿no pudo la Ley parar, por cautela, la construcción al día siguiente de su inicio, ya que podía no solo atentar contra privados intereses sino –tal como ha quedado demostrado- ser ilegal? ¿No hubiera bastado con pedir judicialmente todos los documentos que demostraran el riguroso cumplimiento de las normas para su edificación?
    Dos: una obra como aquella no se construye en tres meses. Si no se actuó al día siguiente, ¿no había posibilidad de que cualquiera de los señores concejales del momento –grupo de Gobierno, oposición- solicitara en pleno o a través de los reglamentarios conductos la documentación, toda vez que los vecinos ya habían hecho públicas sus quejas? Se construye aquel inmenso y armónico edificio, ¿y no se enteran los señores ediles del PSOE? Y los del grupo de Gobierno, ¿silencio absoluto? ¿Ninguno de ellos reclamó las autorizaciones, los papeles que demostraran su legalidad?
    Tres: la policía municipal tiene la obligación –entiendo, salvo error- de pedir las pertinentes licencias de cualquier obra que se haga en cualquier solar, privado o público, supongo. Porque también debe velar por los intereses ciudadanos frente a posibles –aunque no siempre probables- desvaríos de la propia Administración, que puede tener sus errores, sin duda, y no con aviesas intenciones. Casos hubo en esta misma ciudad de enfrentamientos entre dos estamentos públicos que, por embrutecimientos y chulerías, pudieron haber acabado en ásperos roces entre la policía armada y la municipal. Y casos, también, en que esta última ordena la paralización de una obra pública por incompleto papeleo.
    Cuatro: ¿no pudo la Administración municipal dialogar con los vecinos para, con palabras serenas y razonadas, llegar a entendimientos, acuerdos con la declaración de su indiscutible derecho y, a la vez, obtener para todos el beneficio de una biblioteca pública legalizada, al fin? Porque, no olvidemos, también el mismo partido político lanzó a los vientos la bibliotecarización de varias plantas en la calle Albareda, ¿y en qué quedó? Pues en diálogo, bien es cierto, pero con cambadas palabras que desbibliotecarizaron aquella cultural pretensión para construir, por otros espacios, lo que nada tiene que ver con los libros.
    Cinco: y si los vecinos no rebajaban sus pretensiones de espacio libre en aquel solar, mal que nos pesara, estarían en su derecho, indiscutible y fortalecido tras las sentencias, como así sabía el propio Ayuntamiento a través de informes técnicos a los que, parece, no les hizo caso. Porque, oh casualidad, la señora ministra de Cultura pertenecía al mismo partido político gobernante. Simple azar, indudéibor. Y no consistía, por supuesto, en olvidarse de la obra. Muy al contrario, era necesaria, imprescindible, vital, como así lo comprobamos día a día sus usuarios. Pero allí no cabía.
    Sorprende, en fin, que la Biblioteca Pública del Estado y el Museo Canario (dos soberbias y riquísimas instalaciones –únicas para la investigación disciplinada y sólida-) estén en tales apuros de derribo el primero y de cierre el segundo. O lo que es lo mismo, destruyamos la Cultura, la Universal y la Canaria.

  3. C.Quintana says :

    Querido amigo, la resultado de tu pataleo, por esa desesperación que te afecta, mejor dicho, nos afecta por fortuna a muchas personas, a la vista está, este magnífico blog, que yo personalmente te agradezco seguramente como muchas otras personas. Espero que esa desesperación te dure mucho tiempo, pues el blog tiene que seguir ahí presente, por lo menos hasta que ganemos la guerra.

  4. Tino Prieto says :

    Gracias Chema. En el final de programa Encuéntame en las Ondas, de Radio Guiniguada, Onda Libre y Comunitaria, 105.9 F.M., te enviamos un saludo y recomendamos tu web.
    Te envio todo mi aprecio con Paz, Fuerza, Alegría y Rebelión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: